jueves, 15 de diciembre de 2011

Comer en Praga


Las personas que visitan Praga por primera vez, son proclives a pasar la mayor parte de su tiempo explorando Staré Město (la Ciudad Vieja), con sus callejones estrechos, su arquitectura llamativa, y en general, un ambiente agradable. Es el alojamiento en Praga recomendado por ser céntrico pero los restaurantes son algo más caros.
Es por eso que si se halla en Staré Město, encontrará sofisticados restaurantes para pasar una gran velada con su pareja o su familia. En general aquí los centros gastronómicos presentan una copia en inglés del menú expuesto frente a la puerta.
Para los jóvenes de menor poder adquisitivo, una opción desde Staré Město es dirigirse a Ramova. Allí encontrarán algunos restaurantes étnicos donde la cuenta no les generará grandes sobresaltos. Por otro lado, también pueden optar por comer una simple salchicha típica checa, de uno de los puestos ambulantes. Encontrarán muchos en toda la ciudad, los precios suelen ser razonables y la calidad de la comida es buena.
Al otro lado del río, Malá Strana también atrae a muchos visitantes, especialmente quienes quieren disfrutar de un romántico paseo en pareja. Está considerada la zona más romántica de Praga. Aquí los precios se dirigen a clientes más pudientes, aunque para los que desean no gastar demasiado, las calles de Tržiště o Na Kampě son sus mejores opciones.
¿Qué puede comer en Praga?
Si lo que desea es comida buena y propia de Praga, es muy importante tener en cuenta que la comida tradicional checa suele ser rica y abundante. Con carne, verduras y caldo como ingredientes básicos, ofrece la posibilidad de disfrutar de un gran plato representativo de la región. La comida tradicional suele, por lo general, ser más económica que la que encontrará en los variados restaurantes internacionales que ofrece Praga. La ciudad es el hogar de un gran número de cocinas internacionales como el tailandés, turco, japonés, chino, mexicano, marroquí, francés e italiano.
Uno de los caldos más populares es Česneková polévka, una especie de potaje con ajo y trozos de pan. Otro plato tradicional es el Vepřové knedlíky, que consiste básicamente en carne de cerdo y masa guisada. Pida uno de estos platos en alguna taberna checa, en las calles secundarias.
Mientras disfruta de la comida tradicional, es prácticamente obligación probar las cervezas checas. Puede elegir la que quiera ya que todas son excelentes. Advertencia: puede que algunas contengan un alto porcentaje de alcohol, así que beba tranquilamente y de manera responsable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este Blog permite su opinión tal cual le parezca conveniente. Tenga en cuenta por favor que toda opinión, sea hacia una empresa o particular, debe ser dirigida con respeto.