lunes, 12 de diciembre de 2011

Cómo evitar el “síndrome de la clase turista”


El “síndrome de la clase turista” fue un término que comenzó a utilizarse a fines de los años 90 para hacer referencia a los problemas de salud sufridos por las personas que realizan viajes de larga duración en avión. La trombosis y otras enfermedades provenientes de la misma pueden ser las principales complicaciones, por lo que aquí te ofrecemos algunas propuestas para evitar las consecuencias que puede traer el uso de este medio de transporte.
1. Moverse en los pasillos: Levantarse al menos cada una hora para evitar acumular sangre en las piernas a causa de tanto tiempo de inactividad.
2. Estirar las piernas durante el vuelo: Esto es fundamental para permitir la circulación.
3. Tomar aspirina al viajar: Como es sabido, esta pastilla para niños ayuda contra los problemas cardiovasculares.
4. Usar un par de medias de compresión en el avión: Son recomendables en los vuelos largos para aumentar el flujo sanguíneo hacia las extremidades inferiores. Vestirse con ropa suelta también puede resultar de gran ayuda.
5. Mantenerse hidratado: La deshidratación puede conducir al engrosamiento de sangre. Además, al tomar agua nos obliga a ir con frecuencia al baño y mantenernos en movimiento.
Más allá de seguir estos consejos preventivos, recuerde consultar a su médico ante cualquier malestar. Los síntomas del “síndrome de clase turista” suelen ser hinchazón, dolor, o bien hormigueo en las extremidades, manifestándose luego del vuelo. Si bien la mayoría de los expertos asocian este problema con la falta de movilidad, otros factores que lo generan pueden ser las condiciones de escasez de oxígeno y de baja presión (hipobáricas), que son equivalentes a las que se dan en alta montaña.
De una u otra forma, resulta una buena opción seguir estos consejos que son muy fáciles de llevar a la práctica para tener un viaje sin complicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este Blog permite su opinión tal cual le parezca conveniente. Tenga en cuenta por favor que toda opinión, sea hacia una empresa o particular, debe ser dirigida con respeto.