lunes, 9 de enero de 2012

Mundial 2014, Juegos Olímpicos 2016: los ojos puestos en Brasil

Hace cuatro años, la noticia rápidamente daba la vuelta al mundo: Río de Janeiro será la sede de los Juegos Olímpicos 2016, además de ser también una de las ciudades en las que se jugará el mundial 2014.

Muchos ya han especulado con las ganancias que el país recogerá de tamaños eventos, sin embargo el desafío mayor será preparar la infraestructura necesaria en todas las sedes y especialmente en Río. Conoce cómo se prepara Brasil para albergar estos multitudinarios eventos deportivos.



Brasil 2014


El Mundial de Fútbol organizado por la FIFA es uno de los eventos deportivos con mayor cantidad de seguidores del globo. Millones de fanáticos se congregan cada 4 años para alentar a sus países con la ilusión de ganar y ser el nuevo campeón mundial.
Mientras unos optan por ver la fiesta por TV, otros viajan para ver los partidos en vivo y en directo. Así, el país sede del mundial es, al menos durante unas semanas, un centro de peregrinación de fanáticos futboleros que necesitan hospedaje, comida, diversión y probablemente, decidan hacer un poco de turismo.
Ser sede de un mundial de fútbol es más que un orgullo: es la posibilidad de ganar millones de dólares para invertir en infraestructura, no sólo para el evento, sino para que las ciudades que son sede puedan estar preparadas para recibir a tantos turistas, con un sistema de transportes y sanitario aceptable, facilidades, limpieza, seguridad...
En este sentido, Brasil tendrá muchos desafíos para reforzar la seguridad de sus ciudades y que los viajeros se lleven una buena impresión. Pero lo que no debemos olvidarnos es que se trata de una inversión que, de ser certera, perdurará más allá de un mundial de fútbol.
Las sedes del mundial serán las ciudades de Belo Horizonte, Brasilia, São Paulo, Curitiba, Cuiabá, Fortaleza, Manaos, Natal, Porto Alegre, Recife, Rio de Janeiro y

Salvador. Con dos tercios de las sedes ubicadas en la costa brasilera, Brasil intentará, no sólo beneficiarse durante el evento, sino dar a conocer los distintos puntos turísticos del país, logrando un mayor posicionamiento a futuro. Pero para eso Brasil deberá lucirse.
Durante la preparación del evento, se reformarán varios estadios. Algunos ya se encuentran en reformas, entre ellos el mítico Estadio Maracaná, que con 87 mil butacas será el estadio con mayor capacidad para el Mundial 2014 y el escenario de la final. Para reformar el Maracaná se invirtieron 218 millones de dólares. También se construirán 4 estadios nuevos en las sedes de Cuiabá, Manaos, Recife y Natal, con una inversión promedio en 220 millones de dólares.
El estado brasilero ya prevee ganancias por más de 500 millones de dólares, sumando todos los beneficios que traerá el turismo a Brasil y a la región.
Rio de Janeiro 2016
Más a futuro, pero no menos importante, los Juegos Olímpicos de 2016 traerán grandes cambios a una de las ciudades más visitadas del país.
Las autoridades de Río han creado lo que llamaron Proyecto Río 2016, en el que planificaron y han comenzado a llevar a cabo la construcción de la Villa Olímpica y las infraestructuras necesarias para las competencias, lo que hará posible que todas las disciplinas disputadas compitan a no más de 10 minutos de la Villa.
Los Juegos Olímpicos se celebrarán del 5 al 21 de agosto y los Paraolímpicos del 7 al 18 de septiembre, en un clima templado que resultará ideal para disfrutar de la ciudad.
Pero para que todo esto funcione, y para lograr el objetivo de una celebración especial e inolvidable (la segunda de Juegos Olímpicos en América Latina), el Proyecto Río 2016 ya ha sido dividido en 4 comités que se encargarán de todos los factores que participan de los juegos:

Instalaciones: Principalmente tendrán a cargo el mejoramiento de varias áreas de la ciudad, la construcción del Parque Olímpico y el acondicionamiento del Maracaná con la incorporación de un Parque Acuático, una Pista de Atletismo y otras reformas.

Medio ambiente: El desafío principal será la descontaminación de la Baia de Guanabara y las lagunas de Barra da Tijuca, la reforestación de varias áreas de la ciudad y la urbanización de favelas, entre otros proyectos.
Transporte: Con el objetivo de llevar más de un millón de personas a los juegos, el Comité de Transporte ya tiene planificada la expansión del metro, la mejora de accesos para personas con discapacidad motora y la incorporación de un nuevo sistema de transporte colectivo para conectar Barra da Tijuca con la Zona Sur.
Acomodación: Por último, el tema que más nos compete será el de la acomodación de los viajeros que lleguen a Río. Para lograr suplir la demanda de plazas Río contará con cerca de 50 mil habitaciones de hotel, transatlánticos y acomodaciones para el equipo olímpico de deportistas, árbitros y demás participantes.

Estas mejoras podrán o no superar las ganancias que Río de Janeiro obtenga por los Juegos Olímpicos 2016, sin embargo la vista está enfocada más que nada en las mejoras que se puedan hacer en la ciudad y las inversiones para reposicionar a Río como una ciudad clave para visitar.
En momentos de crisis global y falta de presupuesto, la perspectiva que maneja Brasil será un proyecto para seguir de cerca que, además, puede beneficiar a toda la región. La clave será ver cómo manejan los problemas comunes en América Latina que perjudican el turismo y generan una mala imagen en el exterior. El Mundial 2014 y los Juegos Olímpicos 2016 serán una oportunidad única para la promoción del turismo en Sudamérica, si logra estar a la altura de las circunstancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este Blog permite su opinión tal cual le parezca conveniente. Tenga en cuenta por favor que toda opinión, sea hacia una empresa o particular, debe ser dirigida con respeto.