viernes, 13 de enero de 2012

Peregrinación a La Mecca

El mundo del Islam tiene ese misterio que los occidentales aún no pueden descifrar. Es en Arabia Saudita donde todos los años se realiza uno de los actos de fe más increíbles de la religión musulmana y de todas las creencias. La peregrinación a La Mecca reúne cerca de tres millones de personas, obligadas a visitar este templo al menos una vez en la vida.

La Meca, Arabia Saudita. El Islam es un mundo aparte. Su estilo de vida, religión y todo lo que tiene que ver con la cultura de estas tierras escapa a cualquier explicación que pueda dar un ojo occidental. En primer lugar, en el Islam lo cotidiano no puede separarse de la religión y ambas están ligadas de una manera muy especial. La religión rige la vida diaria con sus pautas y valores y todos siguen estos conceptos que aceptan y adoran desde que naces. 

La Mecca

La Mecca es el centro de peregrinación del Islam. Es también el lugar hacia el cual más de mil doscientos millones de musulmanes de todo el mundo dirigen cada día sus cinco oraciones canónicas. El origen de La Mecca, es la Ka'ba. La Ka'ba, cuyo significado en árabe es el de “cubo”, constituye la materialización de un santuario monoteísta primordial, que, según la tradición islámica, fue edificado primeramente por el Profeta Adán y reconstruido por Abraham y su hijo Ismael. El Islam profesa "la sumisión al Único Dios" y es la religión monoteísta original. 
Peregrinación a La MeccaLa Ka'ba, es un edificio cúbico de quince metros de altura y casi doce metros de ancho, situado en el centro de la gran mezquita de La Mecca, la más importante del corazón islámico. Está recubierto por una funda (kishwa) de brocado negro y en uno de sus ángulos está encastrada la Piedra negra, a un metro y medio del suelo. 

En el año 630 La Mecca fue liberada por el ejército islámico encabezado por el Profeta Muhammad. La oligarquía de comerciantes mequíes politeístas fue derrotada y sus 360 ídolos fueron destruidos y guardados en la Ka'ba. En el primer siglo de la Hégira comenzó a construirse la gran Mezquita que rodea la Ka'ba, reformada y engrandecida en múltiples ocasiones posteriormente. En 1571, el gran arquitecto otomano Sinan realizó notables trabajos para su embellecimiento. 

La Mecca sufrió varios ataques a lo largo de su historia. Uno de los primeros fue de origen etíope, en 570, el año del nacimiento del Santo Profeta del Islam, pero fue repelido milagrosamente. En 929, la ciudad fue asaltada por los cármatas, una secta desviada del Islam, que se apoderó de la Piedra negra de la Ka'ba. Pero, veinte años después, fueron forzados por el califa fatimí al-Mansur a devolverla. 

Los cinco pilares del Islam

Para entender la importancia que tiene la peregrinación a La Mecca, es imprescindible conocer los cinco pilares del Islam, los que imponen las reglas de cómo se debe vivir y actuar si se es musulmán. 
Peregrinación a La Mecca

1. La fé (La Shahada)

Es el primer pilar, según el cual la fe se debe expresar con total convicción y en forma voluntaria. Además se debe reconocer que no hay otra divinidad con derecho de ser adorado sino Dios, y que Muhammad, es el Mensajero de Dios. 

2. La oración (El Salat)

Se trata del segundo pilar y es el vínculo entre el musulmán y su Señor. Cinco veces al día se recita el Sagrado Corán y se efectúan determinados movimientos que simbolizan el espíritu de sumisión. 

3. La contribución social (El Zakat)

El Zakat o contribución social, consiste en la purificación de los bienes de los pudientes, mediante la destinación de un porcentaje excedente de esos mismos, para los pobres y necesitados. 

4. La abstención y el ayuno

El buen musulmán debe abstenerse de comer, beber, fumar y de tener relaciones sexuales desde el alba hasta la puesta del sol. 

5. La peregrinación (El Hajj)

El Hajj es el quinto pilar y está destinado a la peregrinación. En él se dice que es deber de todo musulmán con recursos para hacerlo, una vez en su vida, viajar a Mecca y realizar la peregrinación. La misma se lleva a cabo solamente en el mes de Dhul Hiyya que es el décimo segundo del calendario lunar. En el Corán figura una frase de el Mensajero de Dios que dice "Quién peregrine correctamente, es como si hubiera nacido nuevamente". 

La peregrinación

Peregrinación a La MeccaEl Hajj comienza siempre en el décimo segundo mes de calendario Islámico, variando su fecha en aproximadamente 10 a 11 días al año, con respecto al calendario solar que se usa en occidente. Los ritos del Hajj son principalmente de origen Abrahámico, incluyendo la circunvalación a la Ka'ba siete veces, recorriendo siete veces entre los montes de Safa y Marwa. 

Luego de este recorrido, el Peregrino llega hasta el Monte de Arafat, para invocar a Dios y solicitar su perdón. Al término de esta gran concentración los musulmanes festejan el Id al Adha, la fiesta del sacrificio. Esta festividad junto con Id al Fitr, celebración del final del ayuno, son las principales festividades del calendario Islámico. 

El punto central de la peregrinación es La Mecca. En su interior, los peregrinos se encuentran con la Ka'ba, la “casa de Dios”. Los peregrinos rodean la Ka'ba siete veces y tienen que intentar tocar o besar la esquina de la Piedra Negra. Después, los peregrinos beben del Pozo de Zamzam. Se cree que el agua de Zamzam tiene propiedades especiales. Son pocos los peregrinos que regresan de su peregrinación sin una botella con agua sagrada. 

Peregrinación a La MeccaDurante el peregrinaje mayor, los peregrinos viajan hacia Mina, un pequeño pueblo, en el que el diablo está representado por columnas de piedra; simbólicamente, los peregrinos le apedrean. Algunos años, las masas enfervorizadas han aplastado a otros peregrinos durante este ritual. Después de Mina, los peregrinos se dirigen a la Colina de Arafat, de 70 metros de alto, lugar destinado a la oración. Se cree que fue ahí donde el profeta Mahoma pronunció su discurso final

Este evento religioso ha asombrado al mundo entero por ser un verdadero acto de fe. La cantidad de personas que asisten a La Mecca en esta fecha es abrumadora. Son muy pocos los no musulmanes que han podido ver los ritos y rituales de la Hajj ya que la entrada al templo está totalmente prohibida a los no creyentes. Sin embargo, presenciar la peregrinación es algo muy difícil de explicar y los que tienen la oportunidad de hacerlo guardan la admiración y una extraña sensación de que las viejas creencias permanecen más vivas que nunca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este Blog permite su opinión tal cual le parezca conveniente. Tenga en cuenta por favor que toda opinión, sea hacia una empresa o particular, debe ser dirigida con respeto.