miércoles, 25 de julio de 2012

Nuevos cuartos de hotel a prueba de alergias


Las habitaciones hipoalergénicas son una respuesta para el número elevado de personas que sufren estas afecciones.
Si existen hoteles subacuáticos, de hielo, de sal, con habitaciones colgadas de los árboles y hasta en el formato “cápsula”, como para satisfacer las inquietudes de los viajeros más exigentes, era hora de que se crearan los cuartos de hotel hipoalergénicos: lejos de responder a un antojo excéntrico, estas habitaciones vienen a apaciguar el malestar de huéspedes que poseen asma y otras enfermedades alérgicas. Su implementación no es menor: según datos de la International Study of Asthma and Allergies in Childhood (ISAAC) y de la Fundación para el Estudio del Asma y otras Enfermedades Alérgicas (Fundaler), se estima que en el mundo una de cada cuatro personas presenta, en algún grado, afecciones de este tipo. La curva, para colmo, está en ascenso.

¿Qué ofrecen las habitaciones de hotel hipoalargénicas? Los establecimientos que las tienen parten de la premisa de que el control ambiental (o sea, reducir el contacto con los alérgenos) es una medida clave para evitar que se desencadenen los cuadros de alergia. Algunas cadenas internacionales –como Hyatt, por ejemplo– están implementando de a poco este servicio.

Limpio y sencillo

Los requisitos que debería cumplir una habitación hipoalargénica se alejan de la tendencia a la decoración excesiva y los ambientes perfumados. “El mobiliario, paredes y suelos deben ser fácilmente lavables, sin tapizados, lisos, evitando empapelados y pinturas rugosas, y sin grietas que faciliten escondrijos a los ácaros”, precisan desde Fundaler.

Además, los cuartos deben ser sobrios: sin plantas y con pocos muebles y cuadros, ya que acumulan polvo. Los muebles de contrachapado y conglomerado, a su vez, pueden emitir formaldehído, un gas irritante para las vías respiratorias. “Lo más aconsejable son los muebles de madera maciza y los metálicos”, agregan.

En las alfombras los ácaros están en su salsa, por lo que conviene evitarlas. Las cortinas gruesas son mejores que las finas y, desde ya, deben lavarse a menudo. Pero más allá de estas medidas generales, el gran tema es la cama. En Fundaler aseguran que lo ideal es que tanto la almohada como el colchón sean de goma espuma y que tengan una funda de tela sintética transpirable, que debe ser lavada regularmente.

Aire puro

El uso de desodorantes de ambiente, aerosoles, barnices y el nivel de humedad en el ambiente constituyen otro gran capítulo en materia de alergias. Para calefaccionar los ambientes, los hoteles con cuartos hipoalergénicos deberían contar con calefacción central o eléctrica, y si poseen aires acondicionados, cuidar la limpieza de los filtros. Del mismo modo, actos inofensivos como barrer o pasar un plumero deben evitarse para no dispersar el polvo. En cambio, son mejores las aspiradoras y limpiar con trapos húmedos. En los baños, jabón de glicerina y, para la hora de la comida, menú a la carta: así las personas con alergia a ciertos alimentos podrán decidir, con precisión al nivel de los ingredientes, qué comer.

Todavía son pocos pero ya existen los hoteles que siguen al menos una parte de estas exigentes pautas. Por dar algunos ejemplos, en Milán, Italia, el hotel de cuatro estrellas Cavour cuenta con 22 habitaciones hipoalargénicas: tienen piso de madera, almohadas hipoalargénicas, no usan acolchados (las frazadas son lavadas para cada huésped) y tratan el cuarto con productos de limpieza hipoalergénicos. La habitación doble, aquí, cuesta 149 euros.
En Amsterdam (Holanda), el Boutique Hotel View cuenta con habitaciones hipoalargénicas similares por 139 euros, para dos personas. En la capital de Inglaterra, Londres, el hotel de cinco estrellas “The May Fair” ofrece cuartos allergy friendly desde US$ 1.196. Otros hoteles suman a su tarifa regular unos US$ 20 para su servicio hipoalergénico.
  
Mientras los especialistas investigan sobre los efectos negativos para el sistema inmune de mantener, con medidas que a veces rozan lo obsesivo, la limpieza en los espacios de uso diario (un debate gigantesco y más que interesante dentro del mundillo del asma y las alergias), para las personas que ya padecen estos cuadros, los cuartos de hotel hipoalergénicos ayudan a viajar mucho más tranquilos por el mundo.

Conoces o has visitado algun hotel de este tipo? Deja tu comentario y ayuda a otras personas que pueden estar buscando una habitacion de este tipo...





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este Blog permite su opinión tal cual le parezca conveniente. Tenga en cuenta por favor que toda opinión, sea hacia una empresa o particular, debe ser dirigida con respeto.