martes, 17 de julio de 2012

Un taxi de Londres se convierte en hotel para los turistas de los Juegos Olímpicos


Un taxista londinense ha decidido compensar la pérdida de ingresos debido a las restricciones del tráfico por los Juegos Olímpicos convirtiendo su taxi en un cómodo hotel que incluye un oso de peluche Paddington además de numerosas comodidades como un frigorífico con energía solar o un iPad, según informa el Daily Mail.

David Weekes ha decidido transformar su black cab en un hotel para una persona disponible para alquilar por 50 libras (unos 62 euros) la noche. Ofrece un colchón de espuma viscoelástica, una almohada, un edredón, una lámpara de lectura e incluso un oso de peluche Paddington. También contiene un frigorífico de energía solar, una radio, un iPad, y si se quiere descansar fuera del vehículo, sillas y una mesa portátil.

Weekes tiene únicamente dos reglas inquebrantables en su taxi: en él no está permitido fumar ni entrar con mascotas.

Con la iniciativa, el taxista confía en ganar "unos cuantos cientos de libras" y asegura ofrecer a los visitantes una "auténtica experiencia londinense". Conozco Londres como la palma de mi mano así que puedo ofrecer una información que no te ofrece un  hotel  normal. Es algo muy diferente, y pocas personas podrán decir que pasaron la noche en un taxi" explicó el taxista.

Los huéspedes tendrán privacidad por la noche y tendrán que organizar todo por la mañana para que Weekes pueda trabajar. El taxi puede quedar ubicado donde desee el huésped, mientras sea un área con permiso legal para estacionar.

Un detalle importante es que, evidentemente, el vehículo no tiene baño, pero el taxista ofrece a sus huéspedes el de su casa o cualquiera de los aseos públicos de la City.

El taxi-hotel está disponible para reservas en el portal de alojamientos privados Wimdu. Aún quedan días libres para reservar en julio y agosto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este Blog permite su opinión tal cual le parezca conveniente. Tenga en cuenta por favor que toda opinión, sea hacia una empresa o particular, debe ser dirigida con respeto.