jueves, 16 de agosto de 2012

Iberia cambia los quioscos de check in del aeropuerto de Madrid para facturar en 30 segundos


Una nueva aplicación, fácil, intuitiva y donde se automatiza la captación de datos, permite agilizar la facturación del pasajero y su equipaje.

Iberia ha estrenado una nueva aplicación para los quioscos de check-in de los aeropuertos, que permite emitir la tarjeta de embarque y la etiqueta para el equipaje en apenas 30 segundos. La nueva aplicación la ya está disponible en la T4 del aeropuerto de Madrid, principal base de operaciones de la compañía aérea española.

Este programa de facturación es más intuitivo, capta los datos del cliente de forma automática, tiene un diseño más atractivo y es más fácil de utilizar tanto para los viajeros frecuentes como para clientes ocasionales.

Además, en la nueva aplicación de auto-facturación se han incorporado funcionalidades adicionales que potencian su uso:

  • Un nuevo lector permite al cliente identificarse simplemente aproximando su DNI o Pasaporte, sin necesidad de teclear sus datos como ocurría hasta ahora.
  • La facturación de equipaje ahora es más sencilla para los clientes que realicen el check-in online en www.iberia.com. Basta con aproximar el código de barras de su tarjeta de embarque (en papel o la descarga en el móvil) a un lector, y la nueva aplicación conduce a la pantalla de facturación de equipaje.
  • La pantalla de selección de asientos es más intuitiva, y permite visualizar la ocupación del avión por zonas.
  • Con la nueva aplicación, se pueden abonar los excesos de piezas de equipaje mediante tarjeta de crédito, sin necesidad de pasar por un mostrador de facturación.

La nueva aplicación se implantará en los próximos días en los cerca de 30 quioscos de check-in de Iberia en la T4 de Madrid-Barajas y, progresivamente, se instalará también en otros aeropuertos donde se ofrece este servicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este Blog permite su opinión tal cual le parezca conveniente. Tenga en cuenta por favor que toda opinión, sea hacia una empresa o particular, debe ser dirigida con respeto.