martes, 8 de enero de 2013

Si viaja por su cuenta, contrate un Seguro de Viaje


Enfermarse durante unas vacaciones fuera del país no sólo puede significar reemplazar días de diversión por la estadía en una clínica, sino también desembolsar una suma de dinero que no estaba planeada y que podría haberse evitado con sólo gastar algunos billetes más en un seguro de viaje.

Sandra Haddad trabaja en el sector de turismo y cuenta que no todos los viajeros son conscientes de la importancia de contratar este servicio. “Una cosa es salir con un paquete vendido por una agencia, que en casi todos los casos incluyen seguro de viaje; y otra muy distinta es hacerlo por cuenta propia, en auto, o con vuelos y hoteles comprados por Internet de manera separada. En estos últimos casos, los turistas no piensan tanto en un seguro deasistencia”, contó Haddad. Y agregó: “También están quienes adquieren cualquier servicio por las dudas, sin asesorarse sobre los alcances”.

En cuanto a las edades, afirmó que los adultos son más conscientes de la importancia del seguro que los jóvenes, que muchas veces viajan con lo que tienen, son más gasoleros y creen que no les va a pasar nada.

“Cubrir costos de salud en el exterior es realmente caro. Y más aún si, además de la consulta con un médico y algunos medicamentos, es necesario pagar internación, traslados o una cirugía”, manifestó.

A la hora de contratar el seguro de viaje, se debe tener en cuenta a qué lugar se viaja y durante cuánto tiempo. Los servicios básicos cubren accidentes (que no sean en transporte público) y enfermedades, internación, medicamentos, consultas médicas, estudios, cirugías y aspectos de índole legal. De todas maneras, los alcances de cada servicio deben ser informados por un agente turístico o por los vendedores de cada empresa.

En el caso de que se contrate por Internet, se recomienda que cada turista lea detenidamente las condiciones y alcances del seguro de viaje.

Otras recomendaciones

Llevar una tarjeta identificatoria sobre las enfermedades que padece y el listado de alergias a medicamentos. Llevar las recetas también con el nombre de las drogas originales por si las marcas comerciales en el destino son distintas.

Realizar una consulta odontológica previa a la partida.

Llevar un par extra y una copia de la prescripción médica si usa anteojos o lentes de contacto o audífonos.

Ascender gradualmente en altitud para evitar el mal de altura.

Utilizar el cinturón de seguridad y conduzca con precaución.

Evitar agresiones de animales ponzoñosos.

Si hay un bebé en el avión

Si bien la edad no es un factor que inhabilite a los niños para viajar en avión, se recomienda realizarlo luego de las seis semanas de vida del bebé a menos de que se trate de un viaje impostergable, manifiesta Ariel Almada, pediatra de Swiss Medical Center, de Buenos Aires.

Añade que los bebes de hasta 2 años viajan sin ocupar asiento, ya que pueden viajar en el regazo de sus padres, pero la mayoría de las aerolíneas para vuelos internacionales tienen cunas y sillas portabebés especialmente diseñadas para el viaje aéreo (tener en cuenta avisar previamente a la aerolínea para reservarlas). Los niños mayores a 2 años viajan ocupando asiento junto a sus padres.

¿Los bebés sufren de “jet lag”?

Al igual que las personas mayores, los bebes pueden tener trastornos en sus rutinas de sueño y alimentación en viajes largos con diferencia horaria significativa, Algunos consejos del profesional para que los niños se adapten más rápidamente a estos cambios son:

Hacer que los niños duerman en el avión: el día previo a la partida despertarlos más temprano que lo habitual o dejarlos quedarse un poco más tarde para que no sea tan brusco el cambio de horario en el destino.

Intentar que duerma siestas más cortas que las habituales en el lugar de destino, para estimular paulatinamente el incremento del sueño nocturno.

Adaptar las ingestas principales a los horarios del lugar de destino.

¿Hay que pedir algún alimento especial? Aunque en los aviones hay restricciones en cuanto al transporte de líquidos, esto no rige para los alimentos de los bebés, como leche maternizada o jugos. Si solo toma mamaderas, calcule cuantos necesita para el viaje y al menos llevar dos más por posibles retrasos. Los purés deberán estar preparados.

Fuente: La Voz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este Blog permite su opinión tal cual le parezca conveniente. Tenga en cuenta por favor que toda opinión, sea hacia una empresa o particular, debe ser dirigida con respeto.