viernes, 22 de noviembre de 2013

Consejos para planear un viaje a Machu Picchu

Ante todo debemos tener en claro algunos aspectos que hacen a la forma práctica de realizar estas visitas de la forma más completa y cómoda. En principio debemos saber que para llegar a Machu Picchu hay dos caminos principales y que no es conveniente llegar de Cusco a la ciudadela en el dí­a.
Si bien se ofrecen excursiones en el dia de ida y vuelta, no vale la pena desaprovechar la oportunidad de estar allí por las prisas. Las distancias no son grandes, pero la geografía y los medios de transporte llevan a tomárselo con calma (así como el hecho de que el tiempo se percibe distinto allí).
En líneas generales y simplificando digamos que para llegar a la ciudadela de los Incas hay que pasar, de una u otra forma, por las siguientes etapas a partir de Cusco:
Ruta normal
* Cusco al Valle Sagrado
* Valle Sagrado a la Estación de Ollantaytambo* Tren desde allí­ a la Estación de Aguas Calientes* Subida desde Aguas Calientes al sitio arqueológico
* En el Valle Sagrado se inicia el Camino del Inca (4 o 5 dí­as de caminata y acampada por las montañas)
* Llegada a Machu Picchu por la Puerta del Sol

Camino del Inca
* Cusco al Valle Sagrado
Personalmente he hecho la ruta normal por lo que si tu espí­ritu te anima a internarte caminando por las montañas, sólo puedo ayudarte dándote ánimos y recomendándote que llegues en forma. Si bien hay porteadores que te llevarán la mochila, las tiendas de campaña y demás, la caminata será larga y exigente. Las pendientes son pronunciadas (mira el perfil de las montañas en las imágenes clásicas de Machu Picchu y verás como son estas alturas: abruptas, empinadas, pobladas de densa vegetación).
Por otro lado, el llamado Camino de los Incas no responde en su totalidad a la verdadera ruta que utilizaran los servidores del Inca en época del Tahuantinsuyo. Ante la probable llegada de Pizarro y sus hombres allá por 1535, el último Inca destruyó la calzada para que no llegaran a Machu Picchu en su búsqueda de El Dorado. Sin embargo, el trazado del Camino actual es exigente como el antiguo y se cruzan algunos vestigios de aquella época.
Volvamos a la ruta normal. Vamos a describir aquí­ en lí­neas generales el recorrido, si bien más adelante haremos un repaso más pormenorizado.
La antigua capital del Tahuantinsuyo te recibe con sus callecitas maravillosas, sus colores brillantes en tejidos y sonrisas, su maravillosa Plaza de Armas, sus barrios humildes y su altura…
Cusco está ubicada a más de 3.400 metros de altura.
Sólo decir que Cusco merece su tiempo. Si tienes que organizar tu ruta, que te permita estar en ella antes y después del resto del camino hacia Machu Picchu. Lo disfrutarás.
Saliendo de Cusco, el camino baja hacia el valle. Unos 33 kilómetros más abajo se llega a Pisac y a partir de allí­ el camino sigue el derrotero del rí­o Urubamba. El valle se encajona entre sierras y se abre en angostas planicies durante unos 60 kilómetros hasta llegar a Ollantaytambo.
Durante este recorrido (De Cusco a Ollantaytambo, el viaje directo dura poco más de una hora y media) tendremos muchos lugares para detenernos y conocer. Por ello nuestro consejo es que nos tomemos el tiempo necesario para hacerlo. El lugar permite respirar el aire de pequeñas ciudades o pueblos como Calca, Yucay o Urubamba, y en algunos de ellos hay hotelerí­a de buena a muy buena (no en todos).
Una vez llegados a Ollantaytambo (y previa visita obligada a su sitio arqueológico, vamos a tomar el famoso tren a Machu Picchu desde la estación. A partir de aquí  si bien hay algún camino, la ví­a normal de acercarnos a la ciudadela es por tren.
También veremos más adelante los distintos trenes que discurren en esta ruta, de poco más de hora y media de viaje, junto a las aguas cada vez más turbulentas del rí­o Urubamba.
Una parada más. Llegados a este pequeño pueblo nacido alrededor de la estación, deberí­amos hacer noche también ya que al llegar del Valle no tendremos suficiente tiempo de visitar la ciudadela.
La oferta hotelera es amplia y hay desde simples hostales con habitaciones a compartir y sin baño privado, hasta completos hoteles de 4 y 5 estrellas con todos los servicios (incluyendo spa y restaurantes de excelente carta).
Ultima etapa. La ciudadela de machu Picchu está sobre Aguas Calientes, por lo que se impone un corto viaje de 30 minutos que asciende en una vertiginosa carretera en zig zag por los picos aguzados de los cerros. Sorteando el rí­o, subiendo y subiendo entre nubes y vegetación tupida, parando de tanto en tanto para dar espacio a que pase el bus que baja… así­ se llega a la entrada de Machu Picchu.
Allí­ sólo hay un hotel: el Machu Picchu Lodge. Los buses suben y bajan cada 30 minutos y comprando el billete (19 dólares) puedes usar cualquier frecuencia para bajar de regreso.
Hasta aquí, un breve resumen del camino para llegar a la ciudadela de los Incas. A modo de presentación para que sepamos que no se trata de una ví­a simple, de ida y sin tropiezos. Por el contrario, es una maravillosa oportunidad para desacelerarnos, para tomar el ritmo local: el de la naturaleza, el de la altura, el de la realidad del lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este Blog permite su opinión tal cual le parezca conveniente. Tenga en cuenta por favor que toda opinión, sea hacia una empresa o particular, debe ser dirigida con respeto.