jueves, 31 de mayo de 2018

7 cosas que harán tu viaje más fácil

Son objetos económicos y fáciles de conseguir, pero muy útiles y valiosos cuando estamos a miles de kilómetros de casa.

A la hora de armar la valija, además de pensar en la ropa y accesorios, hay que tener en cuenta una serie de objetos que pueden facilitar el viaje. Aquí, algunos de ellos.

1. Fotocopias del pasaporte. Antes de viajar al exterior te conviene sacarle fotocopias al pasaporte y a la visa (si vas a un país que la requiere, como Estados Unidos o Canadá). Si se trata de un país limítrofe, llevá fotocopia del DNI. Siempre es útil sacarle fotocopias a la documentación.

Si el hotel en el que te hospedás tiene caja de seguridad, guardá el pasaporte y salí a pasear con las fotocopias para evitar pérdidas o robos. Si no hay caja fuerte, podés dejarlo en la valija y cerrarla con candado, junto con otros objetos de valor.

A la hora de pagar -ya sea con tarjeta de débito o crédito-, puede ocurrir que en algún negocio te pidan un documento de identidad. En ese caso, podés mostrarles el DNI argentino porque lo preferirán antes que una copia en papel.



2. Bolsas Ziploc. En primer lugar, son las que exigen las normas en los aeropuertos y aerolíneas para llevar envases con líquidos y cremas de hasta 100 ml.

Estas bolsas -las mismas que compramos en el supermercado para usar en el freezer, por ejemplo- resultan prácticas porque son bastante resistentes y tienen cierre hermético.



3. Porta pasaporte con monedero. El porta pasaporte trae varias solapas para guardar los documentos, las tarjetas de crédito, los pasajes de avión, las reservas del hotel, etc. Algunos tienen bolsillos con cierres para llevar también el dinero.

En destinos poco seguros, muchos viajeros optan por atarse a la cintura un porta valores. Se lleva abajo de la ropa y sirve como monedero.



4. Adaptadores. Como hay países en los que se usan enchufes de dos o tres patas, planas o redondas, los adaptadores universales que se venden en las ferreterías representan una solución porque sirven para casi todos los países.

Los adaptadores que tienen patas móviles son los mejores porque en Estados Unidos se usan dos patas chatas y paralelas, mientras que en muchos países del continente americano y de Europa se necesitan dos patas redondas. Hay pocas excepciones, como los enchufes de Inglaterra, que figuran entre los más raros (patas rectangulares que forman una especie de triángulo).



5. Zapatilla multi formato. Se vende también en las ferreterías, tiene una tecla de encendido y forma una dupla perfecta con el adaptador que llevás para enchufar a la pared.

La zapatilla tiene dos ventajas: te permite cargar varios dispositivos al mismo tiempo y representa una solución con respecto a la cantidad de adaptadores que necesitarías para cada uno de los enchufes disponibles en la habitación del hotel (que suelen ser pocos).



6. Baterías externas para celulares. En los vuelos cortos y con poco tiempo de espera, o luego de viajar en aviones sin puertos USB ni enchufes, las baterías externas recargables pueden sacarte de un apuro para avisar que llegaste bien, buscar un mapa o contactarte con alguien que te está esperando.

Además, son muy útiles en el viaje para estirar la vida de la batería del smartphone durante el día, que se consume rápido porque sacamos fotos, filmamos videos, usamos las redes sociales y usamos Apps. Las baterías externas se cargan por la noche, son livianas y no ocupan espacio.



7. Navaja multiuso. Es la famosa navaja suiza que se lleva a los campamentos.

Es chica y reúne varias herramientas: tijera, destapador, lima, cuchillo y destornillador, entre otras. En los vuelos hay que despacharla en la valija.



Fuente: Clarin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este Blog permite su opinión tal cual le parezca conveniente. Tenga en cuenta por favor que toda opinión, sea hacia una empresa o particular, debe ser dirigida con respeto.